viernes, 21 de abril de 2017

Recomendaciones para Sant Jordi 2017



Otro año más llega ese día tan especial para el lector, sobre todo si es barcelonés. Nosotros, los que hacemos relibro, que barceloneses no somos –aunque no sabéis cuánto nos gustaría serlo el 23 de abril–, os deseamos un feliz domingo de libros y rosas, y os hacemos las que creemos que son, las tres mejores recomendaciones lectoras para ese día.

Vamos a empezar hablándoos de un libro, el único de los tres que cumple con el de este domingo dos San Jordis, que llega desde Argentina, y con él lo hará también a Barcelona su autor para firmar ejemplares. Se trata de La última salida, y Federico Axat estará dedicando libros prácticamente todo en día en FNAC Triangle, Central Moritz, FNAC Illa y CDL Rambla –una hora por sitio, claro. No puede estar en los cuatro a la vez–.


Otro libro que para San Jordi trae también alguna que otra novedad, es el vigente Finalista del Premio Planeta, El asesinato de Sócrates de Marcos Chicot. Y es que, coincidiendo con el día del libro, se lanza una edición especial que incluirá un opúsculo adicional a cargo de José Manuel Lechado, en el que se amplía información sobre los personajes históricos principales de la novela. Todo ello en el mismo pack y sin incrementar el precio del libro.


Por último, y aunque este no traiga consigo ninguna novedad para Sant Jordi, completamos las recomendaciones para el día del libro con Patas de perro de Carlos Droguett. Los dos primeros libros recomendados son largos, y este es profundo. Es una de esas novelas para leer «a pequeños sorbos» y sin prisa, como les sucede a las grandes obras. De ella se ha dicho que es «la mejor novela chilena de todos tiempos».

Estos especiales los solemos cerrar anunciando la llegada de una próxima crítica, y así va a ser en este también. Muy pronto tendremos reseñada, a cargo de Raquel Fernández, la última novela de Stephen King. Por esta misma llegada, recuperaremos, también, muy pronto, del archivo de melibro, la reseña de Revival.


Jesús Rojas

jueves, 20 de abril de 2017

La última salida, Federico Axat


Año: 2016
Editorial: Destino
Páginas: 542
Valoración: 📚📚📚📚

Puedo presentar esta novela como «la que no tiene ni una crítica negativa». O al menos yo, aún, no se la he encontrado.

Antes de comenzar a leerla, y como último empujón a hacerlo, me apliqué una de esas terapias literarias de booktuber en las que se hace un ejercicio de conexión entre dos novelas, y comienza con la coletilla «si te gustó esto… te gustará esto otro».

Tras leer y agradarme La víspera de casi todo, me dije que, habiendo sido así, también me gustaría La última salida. Acerté, pero he de señalar que son bien distintas.

Federico Axat (Buenos Aires, 1975) escribe un thriller psicológico que se desvincula de la novela negra que mi subconsciente había preconcebido de ella, y superada la gran sorpresa inicial, parece mentira que tenga quinientas y pico páginas. ¡Se lee en menos tiempo que una novela de doscientas!

Toda la psicosis de la trama se encuentra encerrada en el cerebro de Ted, nuestro protagonista, y nosotros, los lectores, no seremos más que espectadores de una ficción que empezaremos a entender en el momento en que la labor de psiquiatría de la Dra. Laura Hill dé sus frutos.

A Federico Axat se le reconoce una gran influencia del cine en sus letras, y en este caso es, sin duda, muy notoria. Especialmente la del cine estadounidense.

Pese a su origen argentino, el autor, ha decidido trasladar a Estados Unidos toda la acción, ha elegido un protagonista como Ted, y ha absorbido la cultura yankee para elementos tan sencillos, y tan producentes de ambientación al mismo tiempo, como son los nombres de los personajes, o el urbanismo tan característico de casas unifamiliares acompañadas de jardín que vemos en series y películas norteamericanas.

El loco de la novela, Ted, en un nuevo guiño al séptimo arte, en un momento dado de la novela, desata su locura en un paraje singular e inhóspito que él conoce bien, y parece que su mente lleva tiempo maquinándolo. ¿No os recuerda eso a los thrillers del séptimo arte?

Tal vez, por no ser muy cinéfilo, me parezcan todas las escenas del género iguales, pero en lo que sí estaré de acuerdo con todo mortal, es que el libro casi siempre es mejor que la adaptación. La última salida, que ya tiene vendida los derechos para una superproducción de Hollywood, es una novela de película.


Jesús Rojas



miércoles, 19 de abril de 2017

Media vida, Care santos



Año: 2017
Editorial: Destino
Páginas: 411
Valoración: 📚📚📚📚


Más vale caer en gracia que ser gracioso. Este mes de abril he tenido sendas cosas. Media vida de Care Santos (Barcelona, 1970) es de lo que ha caído en gracia.

La escritora barcelonesa, para su novela presentada al Nadal y a la postre ganadora, se propuso homenajear a la generación de su madre, que viene a ser la generación que muchos de sus lectores asociará a sus abuelas. (Hablo en femenino porque sus protagonistas son mujeres. Nada más. Pese a lo que se ha dicho sobre ella, Media vida es una novela para ambos sexos).

Cinco compañeras de internado se despiden una noche de verano de 1950. Su fecha de nacimiento, coincidente en todas, 1936, las ha hecho hijas de la orfandad en unos casos y del desapego familiar en otros. Sus caminos se separan e ignoran que treinta y un años después, el porvenir, les dará una ocasión para reunirse. Ni que decir tiene que, ese encuentro, no vendrá sin sobresaltos.

Care Santos, con este argumento tan sencillo, ha conseguido hilvanar una novela que no es en absoluto simple. Ha logrado desplegar, con una buena narrativa y una tan buena exposición de la misma, un alto potencial de intriga que rara vez es visto en una novela contemporánea.

Nos lo ha escrito todo en un número compensado de capítulos –en extensión y contenido– que dedica a cada una de las protagonistas. En algunos de ellos va dejando implícita alguna sorpresa que un atento lector percibirá, y, aun así, se reserva alguna más para el final.

He tenido la suerte de leer los cinco últimos premios nadales y, especialmente de los tres últimos, puedo decir que tienen una de las calidades más altas de los premios comerciales que podemos encontrar en nuestro país. Media vida ha contribuido, y de qué manera, a esta realidad.



Jesús Rojas


martes, 18 de abril de 2017

Material rodante, Gonzalo Maier



Año: 2015
Editorial: Minúscula
Páginas: 113 páginas
Valoración: 📚📚📚

Recuerdo la contraportada de un libro que a sus páginas no las concebía como novela, ensayo, o algún otro género. Decía que su interior contenía un «alma»; la del autor. Pero aquello no era más que el partido sacado a la libertad que permite nombrar la arbitraria compilación de frases inconexas que rellenaban todas sus hojas.

Quedé defraudado habiendo leído solo unas decenas de páginas. Hablé con su autor y me dijo que todo el libro era así. Lo abandoné. En casa lo tengo dedicado.

Estos días, sin embargo, leyendo Material rodante, una de las novedades más llamativas del mercado editorial, «alma» me ha parecido una de las palabras más indicadas para describirlo en su contraportada. Es una lástima que en esta ocasión no haya tenido oportunidad de hablar con el autor, y no saber si tiene otras obras como esta. Es genial.

Gonzalo Maier (Talcahuano, 1981) ha escrito una novela corta autobiográfica, escrita en primera persona, que recoge su rutina y los pensamientos en los que distrae su mente.

El formato, acorde con la extensión del texto y con el propósito de la Editorial Minúscula, es de reducidas dimensiones, ideal para llevar en los repetidos viajes de transporte público que realiza gran número de asiduos lectores. Además, es doblemente recomendable para ellos, ahora veréis por qué.

La abstracción de los pensamientos a menudo se encuentra incentivada por esos momentos inactivos que con frecuencia se repiten en nuestro día a día. Gonzalo Maier tiene que hacer constantemente un viaje en tren para unir su lugar de residencia con el trabajo.

En este traslado llega incluso a cambiar de país, y el paisaje llano y poco llamativo del Benelux, le permite desplazar sus pensamientos al análisis de realidades más interesantes que la monótona que contemplan sus ojos.

La índole de las reflexiones que Gonzalo Maier hace durante sus trayectos es muy variada. Nos habla de la primera juventud, de una especie vegetal llegada a Europa desde su América natal, y hasta de los delincuentes más buscados en los Países Bajos. Todo con un comienzo y un final, con un sentido necesario, cómo deben ser las «almas».


Jesús Rojas



lunes, 17 de abril de 2017

Obra muerta, José Luis de Juan


Año: 2017
Editorial: Minúscula
Páginas: 108
Valoración: 📚📚📚

La vida de un insomne debe ser difícil de contar. Pero interpretar la vida que un insomne recuerda en los eternos instantes de duermevela cuando siente especialmente su trastorno, es poco menos que una osadía. Esos interminables momentos en la cama del desvelado protagonista, frente a su esposa dormida, son los que José Luis de Juan (Mallorca, 1956) ha recogido en primera persona en su novela Obra muerta.

Nunca conoceremos el nombre de quién nos habla o, mejor dicho, nos escribe, pero sí lo haremos de su esposa –inerte personaje–, y de otros sujetos que cobraron una especial relevancia en la vida del narrador. Cierto es que, los dos que con más ahínco mellaron su existencia, están muertos a fecha del relato.

Con los cincuenta años de vida bien pasados, tal vez se tenga en la memoria más recuerdos de los que se puedan reproducir en una noche sin dormir. José Luis de Juan nos revela pasajes vividos por el narrador que, principalmente, quedan protagonizados por un longevo marinero dado a los vicios, y un inmigrante japonés, no menos ocioso, que marcó un pasado lejano imborrable en la mente del narrador y le resulta recurrente en sus momentos de hastío.

Sorprende ver, en los sucesos narrados, la extremada lucidez del insomne que, es capaz, por supuesto, ayudado por la pluma de José Luis de Juan, de exponer sus ideas en trece párrafos extensos que ocupa cada uno de ellos un capítulo en el libro. Esta peculiar manera de escribir, al contrario de lo que pueda parecer, resulta muy cómoda de leer.

No sé cuánto ingrediente autobiográfico puede guardar el libro, deseo que poco por la salud de José Luis de Juan, pero he de confesar que, durante su lectura, no me ha pasado desapercibido el alto grado de veracidad que guardan los hechos relatados. Todo ha sido tan real, tan perfectamente leído en biografías, que bien podría ser una vida que existió en el periodo temporal propuesto; los últimos cuarenta y algunos años.

En la última página, José Luis de Juan, revelará quién, finalmente, pudo ganar la batalla: si el obstinado candidato a durmiente o la vigilia. Pero, para saberlo, tendréis que llegar al final. Yo lo he hecho y, por supuesto, recomiendo que lo hagáis.


Jesús Rojas