martes, 28 de febrero de 2017

La llave, Junichirō Tanizaki



Año: 2016
Editorial: Siruela
Páginas: 120
Traducción: Kaiko Tkahashi y Jordi Fibla 
Valoración: 📚📚📚📚                 


Ante la imposibilidad de hablar con su mujer sobre la vida sexual en su matrimonio, nuestro protagonista decide comenzar un diario a principios de año. Con la esperanza de que Ikuko, su mujer, lea aquello que no puede expresar en una conversación matrimonial, el marido se detiene en todos aquellos aspectos que sobre el carácter y el modo de actuar de su esposa le desconciertan y le excitan.

A su vez, Ikuko inicia también un diario en el que expresa la repugnancia que le causa el aspecto de su marido, su escasa destreza para saciar su lujuria y el deseo que siente por el señor Kimura, el amigo de su hija que, con frecuencia, vista la casa. Ambos entrarán a formar parte del juego de erotismo del matrimonio. El señor Kimura desea a Ikuko y su marido no solo lo sabe sino que alimenta ese deseo dejándole formar parte de su intimidad.

En una de esas visitas, la salud precaria de Ikuko y un exceso de alcohol provocan un desmayo de esta. A partir de este momento se crea una especie de rutina, de ritual que sucede cada vez que la mujer bebe, se desvanece en el baño y se hace necesario acostarla. Una indefensión que el marido aprovecha para llevar a cabo sus deseos. Pero ¿está su mujer inconsciente?, ¿no siente nada?, ¿finge porque le da pudor?

Fetichismo, voyerismo, pero sobre todo una riqueza de matices en los perfiles psicológicos de los personajes: sus deseos e intenciones totalmente al descubierto. Un juego de resistencia que lleva al límite de sus fuerzas mentales y psíquicas al profesor.

Junichirō Tanizaki

Novela erótica japonesa de 1956, La llave (publicada por Siruela) puede definirse así, pero sería decir muy poco.

Estamos ante un texto que perturba al lector, no por los aspectos sexuales que relata sino por la finura psicológica con la que los personajes están trazados. Audaz, atrevida y con un desenlace inesperado, La llave es una de esas lecturas que nos acercan a los rincones más oscuros del ser humano. Del Tanizaki (1886- 1965) de Retrato de Shunkin o El elogio de la sombra no se puede esperar menos.

Ana Doménech

No hay comentarios:

Publicar un comentario