viernes, 24 de febrero de 2017

Sabor a proteína humana, Carlos Meneses


Año: 2015
Editorial: Sloper
Páginas: 150
Valoración: 📚📚📚📚


Cuando he leído Sabor a proteína humana de Carlos Meneses, me he vuelto a dar cuenta de la cantidad de buenos y osados escritores poco aclamados que existen. Se atreve en esta novela, y lo resuelve magistralmente, con el género psicológico y enfermizo de lo psicótico. La inventiva sobre la bajeza de nuestro imprevisible estado de ánimo hecha literatura, goza de una cuantiosa cartera de lectores adeptos, pero su escritura no es nada sencilla.

Sabino es un protagonista que frecuenta sitios poco aconsejables. Poco concurridos por premios nobeles. Pero no os alarméis por él. Es lo bueno que tiene el thriller psicológico; ficción de la ficción. Nunca sabremos si estuvo allí, o si esos lugares sólo existieron como existió Dulcinea en la mente de Don Quijote.

No sé si serán cosas del género. No es la primera vez que me sucede. El aire tenebroso y siniestro, maquiavélico incluso, de estas novelas cortas que sirve para rodear, como si una aureola lúgubre se tratase, el profundo mundo del hampa, es cuando menos resultón. En este caso está muy logrado apoyado como escenario en una gran urbe con mar y la coletilla “monstruo” en los diálogos para referirse al receptor. Yo por ello, sin haber estado en Palma, residencia de Carlos Meneses, sitúo la acción en Almería, pero quién sabe si ese deje desenfadado y a la vez violento del habla, no se da también en nuestras Islas Baleares, que mar ya lo creo que tienen.

Una novela como ésta, y ésta concretamente, consigue lo que pretende. Y es cambiar en algo la percepción del lector. Ahora imagino la perversión como concepto abstracto, y pienso en Sabor a proteína humana como concepto tangible. Pienso que es esa ciudad sin nombre, ese matrimonio de Sabino -pronto familia completa-, y su mente de cables cruzados y seguramente cortocircuitados.

En la última página del libro, cosa que me ha sorprendido, nunca había visto algo semejante, tal vez sea ingenio de la Editorial Sloper, existe una referencia a la fecha en la que fue impreso y encuadernado el ejemplar, acompañada de una alusión a la efeméride de ese día; la defunción de George Orwell. ¿Será porque el británico también cultivó la ciencia ficción? Espero que sólo sea por eso. Yo he leído sus obras más representativas, y sólo me queda decir, que ya le hubiera gustado a Orwell escribir como escribe Carlos Meneses.

Jesús Rojas

Carlos Meneses Nebot


2 comentarios:

  1. ¡Muy osado decir que escribe mejor que Orwell! Creo que solo por eso merece ser incluido en la lista de próximas lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Judit.

      Ciertamente, Orwell, al que le reconozco mucho mérito por las historias que nos contaba -y también a sus traductores por su loable labor-, no es especialmente santo de mi devoción.

      En cuanto acabé de leer 'Sabor a proteína humana' me dije: "esto es una novela de ciencia ficción como Dios manda". Sin embargo, cuando vi la mención de Orwell al final, pensé: "ese comentario que deja en el subconsciente una inevitable comparativa entre ambos es, desde el punto de vista narrativo, un halago para Orwell, y una anécdota en la edición para Carlos Meneses Nebot".

      Eliminar