viernes, 3 de marzo de 2017

Aún podemos ganar, Juan José Flores

Año: 2016:
Editorial: Stella Maris
Páginas 383
Valoración: 📚📚📚

A pesar de haber escrito varias novelas, algún cuento y alguna novela corta, nunca había escuchado hablar de Juan José Flores (Barcelona, 1955). Es un licenciado en biología que se ha dedicado a diversos oficios relacionados con la literatura, y prueba de su trayectoria en las letras es el magnífico conocimiento y uso de los diferentes registros narrativos que emplea y enlaza magistralmente.

En su novela, el protagonista cuenta, a través de un constante monólogo interior, los acontecimientos que le han llevado a su situación actual. ¿Quién le hubiera dicho que una plaga de abejas en su maravillosa casa iba a ser el desencadenante del huracán que se le avecina?

Juan José Flores se pasea por ese continuo monólogo, a través del cual conoceremos muy a fondo, quizás demasiado a fondo, a nuestro protagonista, su diálogo y demás personajes, con una incorruptible expresión léxica que hace de la novela un deleite para los que, como yo, amamos el impecable y, a su vez, bello uso de la palabra.

Por desgracia, que esté magníficamente bien relatada a nivel estilístico no quiere decir que lo esté en otros niveles. Bajo mi humilde e inexperto punto de vista, la novela tiene demasiada “paja” que hace que se haga eterno llegar a su final maravilloso, y eso ha provocado que me costara engancharme e incluso que me saltase alguna que otra página. Resulta una pena que una trama tan buena e interesante, con la que hoy en día todo el mundo puede sentirse identificado, se vea afectada por la lentitud de su avance.

Había decidido cambiar de tercio, yo que soy una gran aficionada a la novela juvenil y romántica, y este cambio me ha dejado un sabor de boca agridulce. Aún podemos ganar comenzó siendo una novela en la que no era capaz bucear, aunque, debo reconocer que, conforme me acerqué a su desenlace, no pude despegarme de sus páginas –eso ha hecho que me replanteara tanto la reseña como mi valoración particular–.

No osaría recomendarla a nadie que no le guste el explorar el mundo interior del ser humano, ni a lectores de género como yo, pero si te gusta la narrativa con moraleja, sí que puede ser tu novela.


Judit Molina


No hay comentarios:

Publicar un comentario