martes, 14 de marzo de 2017

El bar de las grandes esperanzas, J. R. Moehringer


Año: 2015
Editorial: Duomo
Páginas: 464
Traducción: Juanjo Estrellla
Valoración: 📚📚📚

El bar de las grandes esperanzas es un texto autobiográfico. J. R. Moehringer narra su vida en Manhasset, la localidad en la que vive en una casa medio en ruinas que también comparte con sus abuelos maternos, una tía y unos primos que van y vienen a temporadas. Y una ausencia fundamental: la del padre.

Pero están Steve (dueño del bar), el tío Charlie, Poli Bob y otros muchos hombres de los que aprender y extraer pedazos para forjar un carácter. Si falta el padre, hay que buscar el referente masculino en otros, y eso es lo que hace J. R. porque la relación con el padre es casi nula: una voz en la radio, encuentros esporádicos, decepciones. Y una identidad por crear, hasta el mismo nombre. Saber quiénes somos es esencial.

Y así conocemos a ese joven que se va forjando, que consigue entrar en Yale, el primer amor, el trabajo en el Times. Todo ese viaje hacia la vida de adulto, los sueños por cumplir, las decepciones y los amigos que se quedan en el camino. Y el bar, siempre el bar: un segundo hogar, un refugio, una vía de escape…

J. R. Moehringer se desnuda y acierta. Una narración que se lee con interés, y muchas frases para rescatar sobre la vida, la familia, el amor… Esta merece la pena transcribirla, precisamente porque habla de los libros, que tienen una presencia más que destacable a lo largo del texto: «No soporto la gente que pregunta de qué va un libro. La gente que lee buscando una trama, la gente que chupa las historias como si fueran la nata de una galleta Oreo, debería quedarse con los cómics y las telenovelas. ¿Que de qué va? Todos los libros que merecen la pena van de emociones y de amor y de muerte y de dolor».

El protagonista, que trabaja una temporada como librero (confieso ya mi debilidad por los dos libreros raros y recluidos que le emplean), quiere ser escritor y trabaja, finalmente, como periodista.


Una galería de personajes reales, entrañables, complejos. Razones para leer el libro sobran. Del autor J. R.  Moehringer (1964), añadir que colaboró con el tenista Agassi en su autobiografía. Duomo acierta y lo celebramos.


Ana Doménech

No hay comentarios:

Publicar un comentario