viernes, 28 de abril de 2017

Barrio perdido, Patrick Modiano


Año: 2012
Editorial: Cabaret Voltaire
Páginas: 224
Traducción: Adoración Elvira Rodríguez
Valoración: 📚📚📚📚

Han pasado veinte años desde que Ambrose Guise huyó de París. Convertido en novelista de éxito, una cita con su editor japonés le obligará a regresar a la ciudad donde pasó su infancia, su adolescencia y los primeros años de su juventud. Pero detrás de Ambrose Guise, el escritor de una serie de novela policíaca, está Jean Dekker, el joven que escapó de la ciudad dejando atrás los fantasmas y un crimen que nunca llegó a resolverse.

Instalado en el hotel, durante la canícula que atraviesa la urbe en pleno mes de julio, Ambrose/Jean se pondrá en contacto con su pasado. Gracias a una llamada, acabará en el piso del ya fallecido Rocroy, un abogado que formaba parte del heterogéneo grupo con el que pasaba las noches durante su juventud parisina. A partir de este momento, Ambrose volverá a ser Jean y, como piezas de un rompecabezas, cada una de las personas con las que se relacionó durante aquellos años, irán encajando en cada uno de sus recuerdos.

El encuentro casual con Carpentieri y su persecución por las calles de París tras el actor George Maillot, supuestamente fallecido años atrás, sumergen a Jean en una atmósfera entre lo irreal y lo imposible, difícilmente clasificable. A ello se une el recuerdo detallado de su primer encuentro con Carmen Blin, el punto de unión del peculiar grupo de amistades que se reunían en torno a esta mujer, únicamente durante las noches, para compartir alcohol y confidencias.

Sin embargo, a Jean, la ciudad le resulta ajena. Nada tiene que ver con el sentimiento de pertenencia que experimentaba hace veinte años: «Por aquel entonces, París era una ciudad que se ajustaba a los latidos de mi corazón. Mi vida solo podía inscribirse entre sus calles. Me bastaba con pasearme por París, solo y sin rumbo, para ser feliz». Esa felicidad, se verá súbitamente truncada por un trágico hecho que obligará al joven Jean a iniciar una vida nueva lejos de Carmen Blin, del grupo y de París.


La prosa elegante y sutil de Modiano, los personajes desdibujados, enigmáticos, el conflicto de identidad del personaje, los fantasmas del pasado… Barrio perdido (1984) es Modiano en estado puro. El lector mira a través de un sutil velo que a lo largo de la novela va filtrando, en pequeñas dosis, algo de luz. Una manera de escribir que identifica al autor francés y que observamos en otras obras suyas como Calle de las tiendas oscuras o la magnífica En el café de la juventud perdida. Siempre el mismo escenario: París. El texto es también un recorrido por las calles de la ciudad. Un recorrido que para el protagonista supone un viaje en el tiempo que implica una vuelta a las zonas más oscuras de su vida anterior.

Patrick Modiano (Francia, 1945) recibió el premio Nobel de Literatura en 2014.

Ana Doménech


jueves, 27 de abril de 2017

Sin retorno, Susana Rodríguez Lezaun




Año: 2015
Editorial: Debolsillo
Páginas: 480
Valoración: 📚📚

Fue la segunda novela que leí en 2015 relacionada con el Camino de Santiago. No se trató esta vez de una cachondada como la que propuso Iglesias de Paul en Malasaña98.6, sino de una novela policiaca en toda regla.

En Sin retorno encontramos una ristra de crímenes que ha hecho a mi mente juntar dos factores: el Camino a Compostela y la criminología –cambiando conchas jacobeas por naipes de una baraja–, para rescatar del baúl de los recuerdos la popular producción televisiva de los noventa llamada Camino de Santiago. Menos mal que el asunto no iba de carceleros de prostitutas.

Pues bien, esto es una novela muy por el estilo, no sé si basada en la miniserie o únicamente coincidente.

Más allá de, alentadores para el lector, parecidos razonables, Susana Rodríguez Lezaun (Pamplona, 1967) ha sido valiente. No ha escatimado en detalles para conseguir una trabajada trama impropia de una debutante. Este argumento policiaco que se torna negro por momentos, ha sido una inmejorable carta de presentación para ella.

Pamplona tiene un chismoso cuartel, un incendio causado por un “accidente”, un pueblecito en su provincia bañado en sangre, más de un criminal, y un único hombre capaz de solucionarlo todo. ¿Qué más se puede pedir?

Anteponiéndome al bombo y platillo que mis párrafos anteriores puedan estar dando al libro, me gustaría señalar que con Sin retorno me ha sucedido algo parecido a lo que le sucedió a Cervantes con La Celestina. Podría haber sido una excelente obra de teatro, en este caso una novela, si no abundara tanto en lo humano. Susana Rodríguez Lezaun aplica la seña de identidad frecuente en las féminas al escribir, donde intrascendentes sentimientos aparecen a veces sin motivo, pero, os puedo asegurar, son muy bien llevados. Nada que ver con ese género romántico mal llamado histórico, ni con la desacertada variante de la policíaca conocida como femicrime.

No voy a sensacionalizar alzando la novela al séptimo cielo, ni bajándola al más profundo de los infiernos, pero pienso que es una de esas obras legadas por la primavera de 2015, que no está demás echarle un ojo por si acaso.


Jesús Rojas


miércoles, 26 de abril de 2017

El bazar de los malos sueños, Stephen King


Año: 2017
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 608
Valoración: 📚📚📚📚📚


«Escribí estos relatos especialmente para ti. Adelante, léelos, pero ten mucho cuidado. Los mejores tienen dientes
Stephen King (Comienzo de El bazar de los malos sueños)


El bazar de los malos sueños (Plaza y Janés, 2017) recopila un total de 20 escalofriantes composiciones, algunas nuevas y otras recuperadas, pero todas revisadas para la ocasión y continuistas de la línea literaria más personal de King.

Han pasado más de treinta y cinco años desde que King escribiera su primera colección de relatos, y aún es capaz de sorprender con novedosas y emocionantes historias. Además, King ha decidido añadir una pequeña introducción a cada relato, donde nos pone en situación, y nos explica por qué y cómo se le ocurrió la idea de ese escrito en cuestión. Un detalle que, a mí particularmente, me ha gustado, especialmente cuando llega a explica el proceso de creación del relato.

Una cosa que me sorprende, como fan de King, es como un autor es capaz de mantenerse fiel a sí mismo, demostrándolo una vez y otro. En sus relatos, entre los que se encuentran todos los de El bazar de los malos sueños, y sus novelas, no se ha desvinculado del terror que siempre le ha perseguido.

Encontramos diversos tipos de miedo en cada relato, pero predominan los cambios espaciales y el terror a lo sobrenatural. Otros relatos, como Una Muerte, tienen un terror cotidiano –donde encontramos un agente de policía que teme no hacer bien su trabajo y las cuestiones morales que ello conlleva–, y otros, como Ur, se mezclará la nueva tecnología con el terror hacia lo desconocido, demostrando así que no hay que recurrir al miedo más clásico para que resulte escalofriante.

Por otra parte, sus personajes están tan llenos de vida que al lector no le resultará nada complicado sentirse identificado con ellos, e incluso llegar a sentir el dolor que sienten por las situaciones que se les presentan.

A todo esto, también hay que decir que, aunque muchos de estos relatos son de terror, encontramos muchísimos otros relatos que no se centran solo en causar pavor por pavor, sino en un terror psicológico ante la muerte o ante desesperación de la soledad, que prima por encima de todo.


Raquel Fernández