viernes, 14 de abril de 2017

Aquella tarde dorada, Peter Cameron

Año: 2015
Editorial: Libros del Asteroide 
Páginas: 408
Traducción: Araceli Arola
Valoración: 📚📚📚

Omar Razaghi tiene veintiocho años y está en esa edad fantástica (nótese la ironía) para tomar decisiones fundamentales. Decidido a escribir una biografía sobre Jules Gund, envía una carta a sus albaceas solicitando su autorización. Sin embargo, la misiva desde Uruguay con la negativa de su viuda obliga a Omar a cruzar el charco, azuzado por su novia, para tratar de hacer cambiar de opinión a los familiares de Gund.

Peter Cameron recrea el universo detenido en el tiempo en el que viven estos personajes con una fineza que es, sin duda, lo mejor de toda la novela. Por una parte, Caroline, la viuda del escritor, convive con la que fuera la amante de este y su hija. Una convivencia que se sostiene con un pacto de contacto mínimo y donde los espacios están tan delimitados como los roles que desempeñan estas mujeres en la casa. Aislada en su torreón rodeada de lienzos que no hacen más que recordarle su frustrada carrera de pintora está Caroline. Arden, la amante, vive tratando de crear una cotidianeidad que le permita llevar junto a su hija una existencia sin sobresaltos. A unos kilómetros Adam y Pete, el hermano de Gund y su pareja completan esta singular familia. Adam es un auténtico cínico que está envejeciendo y en el fondo no parece querer resignarse a ello. Quédense con este personaje.

En ese particular escenario aparece Omar, dispuesto a convencer a los tres de autorizar una biografía que resulta indispensable para su encauzar su carrera académica y su futuro profesional. Sin embargo, las tensiones entre ellos, la falta de sintonía y finalmente, el desacuerdo frente a la decisión a tomar, muestran al joven la verdadera situación de una familia que, poco o nada, tiene de eso.

Hay viajes que emprendemos con un objetivo, pero que acaban transformándose en algo muy distinto. El azar, las personas que se cruzan en nuestro camino, se encargan de ir sembrando dudas en lo que parecía una decisión firme. Pero ¿cómo resistirse a cambiar el rumbo cuando es lo que nuestro corazón nos pide? Algo, o mucho de eso, le sucede a Omar.


Peter Cameron (Nueva Jersey, 1959) parece cómodo indagando en personajes que se encuentran en un momento especialmente decisivo en sus vidas. La confusión, las dudas, lo que los demás esperan de nosotros… es un material que da mucho sí. Ya en Algún día este dolor te será útil, encontrábamos al protagonista, eso sí más joven, en plena crisis existencial. Imposible no sentirse identificado con estos personajes que, como todos alguna vez, se sienten confundidos.


Ana Doménech

No hay comentarios:

Publicar un comentario