miércoles, 26 de abril de 2017

El bazar de los malos sueños, Stephen King


Año: 2017
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 608
Traduccción: Carlos Milla Soler
Valoración: 📚📚📚📚📚


«Escribí estos relatos especialmente para ti. Adelante, léelos, pero ten mucho cuidado. Los mejores tienen dientes
Stephen King (Comienzo de El bazar de los malos sueños)


El bazar de los malos sueños (Plaza y Janés, 2017) recopila un total de 20 escalofriantes composiciones, algunas nuevas y otras recuperadas, pero todas revisadas para la ocasión y continuistas de la línea literaria más personal de King.

Han pasado más de treinta y cinco años desde que King escribiera su primera colección de relatos, y aún es capaz de sorprender con novedosas y emocionantes historias. Además, King ha decidido añadir una pequeña introducción a cada relato, donde nos pone en situación, y nos explica por qué y cómo se le ocurrió la idea de ese escrito en cuestión. Un detalle que, a mí particularmente, me ha gustado, especialmente cuando llega a explica el proceso de creación del relato.

Una cosa que me sorprende, como fan de King, es como un autor es capaz de mantenerse fiel a sí mismo, demostrándolo una vez y otro. En sus relatos, entre los que se encuentran todos los de El bazar de los malos sueños, y sus novelas, no se ha desvinculado del terror que siempre le ha perseguido.

Encontramos diversos tipos de miedo en cada relato, pero predominan los cambios espaciales y el terror a lo sobrenatural. Otros relatos, como Una Muerte, tienen un terror cotidiano –donde encontramos un agente de policía que teme no hacer bien su trabajo y las cuestiones morales que ello conlleva–, y otros, como Ur, se mezclará la nueva tecnología con el terror hacia lo desconocido, demostrando así que no hay que recurrir al miedo más clásico para que resulte escalofriante.

Por otra parte, sus personajes están tan llenos de vida que al lector no le resultará nada complicado sentirse identificado con ellos, e incluso llegar a sentir el dolor que sienten por las situaciones que se les presentan.

A todo esto, también hay que decir que, aunque muchos de estos relatos son de terror, encontramos muchísimos otros relatos que no se centran solo en causar pavor por pavor, sino en un terror psicológico ante la muerte o ante desesperación de la soledad, que prima por encima de todo.


Raquel Fernández



No hay comentarios:

Publicar un comentario