martes, 11 de abril de 2017

La orquesta mil maravillas, Santiago Iglesias de Paúl



Año: 2017
Editorial: Avant press
Páginas: 137
Valoración: 📚📚

Me va a costar un poco hacer esta reseña. Santiago Iglesias de Paúl, afectos a parte –en relibro le tenemos mucha estima–, ha escrito una nueva novela en la que cambia por completo de tercio con respecto a la trama de su anterior obra, pero no así unas facultades literarias que me parecen más apropiadas de otras salsas como la desarreglada vida de Juan Luis –protagonista de Malasaña 98.6–, antes que la de un equipo multidisciplinar como puede ser la orquesta que protagoniza y da título a este libro.

No le voy a dar en este escrito «una de cal» a la novela, porque su prosa, nuevamente, no desmerece, pero, a la hora de darle «una de arena», debo reconocer que, La orquesta mil maravillas, había depositado en mí unas expectativas, a raíz de leer Malasaña 98.6, que no se han visto satisfechas. No obstante, ha sido un placer volver a leer a Santiago Iglesias de Paúl.

La sencillez emocional de un personaje puede ser justificada por el casquivano pensar de Juan Luis, pero en una novela de múltiples protagonistas, como la presentada en La orquesta mil maravillas, causa una monotonía que no me ha pasado desapercibida. Dicho sea, también, el papel de Luisito –un componente de la orquesta con serios problemas de adicción–, está muy bien representado, y es que creo que, a Santiago Iglesias de Paúl, estos desafortunados personajes son los que mejor se le dan.

Después, con la novela bien avanzada, llega la parte que me ha resultado más grata de leer, tal vez por lo que tiene de denuncia social, y es la que Iglesias de Paúl le ha querido dedicar a la crisis de los refugiados. Tras la exposición de una firme opinión acerca de este controvertido asunto por uno de los personajes de la novela, una de las integrantes de la orquesta la hace suya, con tal afán que acaba teniendo un fuerte peso en el trascurso de la historia.

El mito literario de Santiago Iglesias de Paúl sigue intacto, pero a los visitantes de relibro que se dejen asesorar por nosotros, les voy a redirigir a la reseña que dedicamos a Malasaña 98.6. Además, me alegra haber visto su promoción en la solapa final del ejemplar de La orquesta mil maravillas que tengo ahora mismo en mis manos, por lo que Malasaña 98.6 es una novela que, por fortuna, aún está en catálogo.


Jesús Rojas





2 comentarios:

  1. Gracias Jesús por tu reseña, de la que he tomado nota, y con la que he aprendido y de eso se trata: hacer caso a los lectores y escuchar sus críticas. Ahora bien, en defensa de esta última novela tengo que decir que tengo el corasón partío.
    Partío porque casi todos mis lectores que hasta ahora la han leído y criticado desde que hace un mes la presenté, la están comparando descaradamente con mi anterior novela, tu novela favorita, la de "Malasaña 98.6" y lo digo en serio: no está claro quien gana la batalla, pues si un 50% alaban una, el otro 50 alaban la otra. ¡Qué difícil es contentar a todos!. Ya me gustaría. Pero ha merecido la pena el intento de tocar el tema solidario a través de una orquesta, y eso sí... intentaré contentar a todos con la siguiente novela, que será la sexta. Y por supuesto que, si la escribo, te mandaré un ejemplar para una nueva crítica. Muchas gracias por tu crítica y toda la suerte a relibro. Santiago Iglesias de Paúl. PD: de todas maneras, y aunque creo que no está bien eso de decir "la mejor novela del autor", me voy a atrever como padre de las criaturas, y en mi caso, la mejor posiblemente sea "1596: cuando a Cádiz arribaron los ingleses" de la editorial www.jmediciones.com Bueno, si alguna vez estás sin lectura...Un abrazo Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti, Santiago. Por volver a publicar esta novela y por pasarte por aquí a leer lo que de ella escribíamos.

      Creo que esa batalla yo sí sé quién la gana. La gana el autor que escribe un libro y otro, y después tiene un rato para leer y comentar lo que de él se escribe. Desde luego es el mayor benefactor.

      ¡Un fuerte abrazo, Santiago!

      PD: La de Cádiz debe ser una novela muy recia, desde luego =)

      Eliminar