viernes, 19 de mayo de 2017

El Danubio no pasa por Buenos Aires, Marcelino F. Mallo


Año: 2015
Editorial: Ézaro
Páginas: 235
Valoración: 📚📚📚📚


Nuestro idioma siempre está sediento de buenos autores, y el gallego le ha concedido una tregua para que conozcamos uno más. Estos días he tenido ocasión de leer la última novela de Marcelino F. Mallo (La Coruña, 1961), que ha supuesto, para él, su primera obra narrativa en castellano.

En El Danubio no pasa por Buenos Aires se nos cuenta una obsesión, concretamente la que siente el profesor universitario Juan Carlos Rubido por dos de sus alumnos, y especialmente por uno de ellos, que llega a convertirse en algo realmente enfermizo. Cibrán, que así se llama el sujeto en cuestión, aparentemente no tiene nada especial, pero ha desatado en Juan Carlos el cosquilleo de la fascinación.

Con tintes mayorguinos –en trances y trama me ha recordado a El Chico de la última fila–, nuestro protagonista emprende un viaje físico, aunque también lo será interior, a los orígenes del carismático alumno Cibrán, que no son otros que los de un emigrado de Argentina.

Otro gran valor que guarda la novela, aparte de continuas referencias a la obra Danubio de Claudio Magris –de ahí la parte de título que le toca–, es la visión de la cultura argentina a los ojos de un español.

La novela acontece en el curso académico 2010/11, y si hablamos de Argentina, hablamos de fútbol, por lo que no podemos olvidar que en aquella campaña descendió a B Nacional (2ª División) el emblemático River Plate. De hecho, una de las partes más turbadoras del libro, aunque hay alguna más, es la narración de este suceso:

Los jugadores quedaron en el medio del campo, petrificados, sin convencerse de la autenticidad del momento. Las manos en jarras por no arrancarse los ojos. Belgrano, que acaba de ascender, no festeja.

Genial, ¿verdad?

Ojalá Marcelino vuelva nuevamente a plasmar una idea en castellano, pues creo que quien lea El Danubio no pasa por Buenos Aires quedará tan satisfecho como yo, que agradezco la ocasión, y le pongo cuatro de los cinco montoncitos de libros posibles en la valoración.


Jesús Rojas

Marcelino F. Mallo

No hay comentarios:

Publicar un comentario