lunes, 22 de mayo de 2017

Golpes de gracia, Joxemari Iturralde


Año: 2016
Editorial: Malpaso
Páginas: 162
Valoración: 📚📚📚📚


El popular púgil Paulino Uzcudun (1899 – 1986), una de las grandes leyendas de nuestro deporte y del boxeo mundial, tiene su novela. Tal vez el nombre no les diga mucho a los lectores del s. XXI, pero Uzcudun fue una ilustre personalidad que acaparó durante años las portadas de los principales medios deportivos, y, también, del corazón –¡veréis lo rosa que es esta novela!–.

Golpes de gracia de Joxemari Iturralde (Tolosa, 1951), originalmente escrita en euskera y traducida por el propio autor, es el libro encargado y capaz de conseguir este tributo, y, además, lo hace cerrando una historia redonda al ligar a la figura de Uzcudun, con la de otro boxeador de su época como Isidoro Gaztañaga. Ambos tuvieron un mismo mecenas –el doctor Goiti–, fueron guipuzcoanos, aizkolaris antes que boxeadores, e «Izzy», como se conoció en EE. UU. a Isidoro Gaztañaga, un entusiasta admirador de Uzcudun, cuya pasión por su ídolo le llevo un buen día a calzarse unos guantes, subirse a un ring, y triunfar como su referente.

En Golpes de gracia, una novela en la que Joxemari Iturralde no se pierde en detalles pugilísticos; su labor es esencialmente biográfica, encontrarán una magnífica lectura tanto los devotos de los deportes de contacto, como los detractores.

Tiene, también, como bien dice Ignacio Martínez de Pisón en el prólogo, mucho de crónica histórica, y no es para menos, pues si con algo me quedo de la novela, a parte de la singular personalidad definida de los boxeadores –tan idéntica entre sí, no obstante–, es con la parte de la novela que narra el papel jugado por Paulino Uzcudun en nuestra contienda civil, ¡que llegó a colaborar en dos conspiraciones para liberar a José Antonio Primo de Rivera!

Golpes de gracia es una historia corta, que por tener ciento sesenta y dos páginas y un lujoso diseño en cartoné que camufla aún más su extensión, no da menos juego. Vamos, que aguanta sus diez asaltos y gana por puntos. Como muestra de esa puntuación que la haría victoriosa, equivaliéndola a la calificación que suelo poner a los libros que leo, le coloco cuatro montoncitos de libros más que merecidos.


Jesús Rojas

No hay comentarios:

Publicar un comentario