jueves, 15 de junio de 2017

Días para morir en el paraíso, Jaime Molina



Año: 2016
Editorial: Atlantis
Páginas: 250
Valoración: 📚📚

  
Días para morir en el paraíso es la sexta novela de Jaime Molina (Linares, 1969), y cumple el perfil de obra que un lector como yo no quiere leer, pero que, una vez sumergido en ella, la disfruto, y la leo en un plis plas.

Jaime Molina –cuyo nombre, tal vez, no les diga mucho–, viene avalado por un envidiable palmarés de premios literarios, y en esta novela hace un auténtico alarde de escritura, aunque no tanto de narrativa. Días para morir en el paraíso es una novela poco novelesca, valga la redundancia, y ese es el motivo de mi rajada en el párrafo anterior (en negrita).

Se trata de una novela de acción continua, y por la falta de prosa compañera –que no siempre está de relleno, pero que su inclusión requiere mucho miramiento–, puede parecer que tenga poco cuerpo. Durante toda su lectura me ha parecido la obra de un autor que empieza, y que, como todos los noveles –siempre hay excepciones–, quiere contar muchas cosas aunque para ello tenga que emplear pocas letras, que no es el caso; Jaime Molina está muy trillado, y se nota.

Casi toda la estructura de la novela está basada en la alternancia de dos historias que no son paralelas en el tiempo, pero que están muy bien conjuntadas, y combinan a la perfección la narración en primera y tercera persona.

La trama, eso que buscan la mayor parte de los lectores, ya es otra cosa. Días para morir en el paraíso es una novela de ciencia ficción que nos refleja un futuro muy negro, y, sobre todo, asfixiante. El oxígeno, según Jaime Molina, será el bien más escaso en el porvenir, y su comercialización se convertirá en un mercado bárbaro.

La novela comparte elementos comunes a la trama de las grandes distopías, como el control, desde el poder, de la manera de pensar de los ciudadanos, y Jaime Molina saca muy buen partido de ello, llegando esa degeneración de los mandatarios a facilitar el thriller psicológico en las páginas que nos propone. Todo un gozo para los amantes del género, aunque no lo haya sido para mí.


Jesús Rojas

Jaime Molina García

No hay comentarios:

Publicar un comentario