lunes, 12 de junio de 2017

El tiempo que nos une, Alejandro Palomas



Año: 2016
Editorial: Booket
Páginas: 577
Valoración: 📚📚📚📚📚

 
Siempre me alegra avisar de la reedición de una buena novela, y en esta reseña puedo hacerlo. El año pasado, en sus famosísimos formatos de bolsillo, Booket ha reeditado El tiempo que nos une.

Por si no conocíais el libro, os voy a adelantar, de su sinopsis, que este «largometraje novelado» –tiene una buena extensión, y muy pronto tendrá película–, narra unos cuantos años de una familia muy femenina, pero accidentada pese a que no hay varones que compliquen la existencia de estas mujeres.

Alejandro Palomas (Barcelona, 1967), para exteriorizar los sentimientos más profundos de unos personajes de ficción, tiene un don especial, y en esta novela coral se atreve a hacerlo con cinco mujeres tan dispares e iguales a la vez como son la pobre Inés, su hermana Bea, la madre Lía, la tía Flavia, y Mencía; una abuelita nonagenaria que sin duda es la favorita del autor.

El tiempo que nos une, para mí, ha sido el reencuentro con una novela que me ha animado como hacía tiempo que no lo conseguía otro título, y ha tenido tantos alicientes que me ha dejado dudando sobre cuál ha sido más determinante para encauzarme en sus letras.

Ha debido de ser ese detalle balear –gran parte de la acción trascurre en Menorca–, el viaje a Barcelona por la enfermedad del pequeño de la casa, el europeísmo presente por medio de una convivencia en Copenhague, y, sobre todo, esa referencia al pasado convulso de Argentina, lo que me ha parecido tan cautivador. Esta novela de Palomas, comparada con otras suyas, como digo, tiene un halo especial.

El propio autor, a esta edición, le ha dedicado un prólogo, y nos cuenta que, tal vez, no sea la «más redonda» y «depurada» de sus obras, pero que es sin duda «la niña de sus ojos» y «la gran perla de la casa».

A mí, como a él le sucede, también me ha gustado mucho, y me atrevería a ir algo más allá, pues reconozco que de las cuatro novelas suyas que he leído, ésta es la primera en mi orden particular de preferencias.


Jesús Rojas

Alejandro Palomas en el Instituto Cervantes de Nueva York


No hay comentarios:

Publicar un comentario