viernes, 9 de junio de 2017

Los niños, Carolina Sanín



Año: 2015
Editorial: Siruela
Páginas: 154
Valoración: 📚📚📚


¿Cómo se os quedaría el cuerpo si os digo que esta novela de simpática portada es una novela de miedo? ¿O, al menos, lo es en alguna de sus facetas?

Este sentimiento, en alguna de sus manifestaciones que comprenden desde el pasaje de los batanes del ingenioso hidalgo don Quijote, hasta el exorcismo de Almansa, bien podía acercarse al terror colombiano de Carolina Sanín (Bogotá, 1973) en Los niños.

Imaginaos a Henry Warnimont el día que se encuentra con Punky Brewster. Ahora imaginaos esa serie televisiva de drama subliminal en literatura hispanoamericana actual. Henry es una solterona de Bogotá llamada Laura Romero, y Punky un niño llamado Fidel, que más que Fidel parece Eliancito.

El misterio que encierra Fidel no es distinto al que cualquier otro niño de la calle pueda guardar, pero la adultez, acentuada y avanzada, nos hace olvidar como fue nuestra obligada edad temprana. Todos hemos sido alguna vez niños, pero ¿lo recordamos?

Fidel no quiere que le quieran. No busca las atenciones de nadie. Ni cree necesitar tratos gratos. Además, tiene comportamientos extraños. Sólo le falta mover objetos con la mente, y aun aún, dudo que todos los destrozos que hizo pudiera haberlos logrado solo con sus manos.

Los niños es una novela corta. Simpática en los momentos que no asusta, y entrañable en sus páginas más crudas. Una vida cruel es más dura si la funesta existencia comienza en la niñez, desprotegido en Bogotá, y sin tener –y a veces sin querer– un sitio donde acudir.

La elección de nuestra realidad tiene un corto margen de maniobra, sin embargo, por fortuna, para nuestra próxima lectura tenemos una gran capacidad de decisión. Decantarse por Los niños de Carolina Sanín es una excelente opción.


Jesús Rojas

Carolina Sanín

No hay comentarios:

Publicar un comentario