lunes, 19 de junio de 2017

Los niños muertos, Richard Parra



Año: 2015
Editorial: Demipage
Páginas: 289
Valoración: 📚📚📚📚


Sabíamos que Richard Parra (Lima, 1976) era natural de uno de los barrios más carasoleros de Perú, y ahora también sabemos que es capaz de escribir como nadie sobre los tan bajos estratos que ha debido conocer.

Los niños muertos es la impactante narración de los primeros años de vida del niño Daniel, y de los anteriores vividos por sus familiares más cercanos. Ambientada principalmente en la tregua temporal que dan sus letras en la Lima de 1982, refleja las inmundicias de una sociedad que se nos puede antojar muy contemporánea, sólo a falta del progreso tecnológico actual.

La percepción de la cruda realidad que aborda la novela es vista desde los ojos de un infante, y no por ello exenta de fechorías, y también desde la perspectiva adulta de hombres rudos, casi salvajes, que además de pendencieros y mujeriegos, son criminales.

Las sensaciones que ha sido capaz de transmitirme la novela, me las han conseguido suscitar muy pocos autores. Leyéndola me ha surgido un sentimiento de arrebatadora condescendencia hacia el protagonista y muchos personajes secundarios, para luego arrepentirme de ella, o bien, incluso, verla incrementada para poder interpretar sus actos posteriores. Es una emoción muy contradictoria y poco frecuente, ésa de sentir pena por quién no la merece, y Richard Parra lo ha logrado, como no podía ser de otro modo, con un libro genialmente escrito.

Aunque he leído novelas desarrolladas en entornos similares, puedo aseguraros que Los niños muertos le da al mundo del hampa una nueva dimensión que no había conocido hasta ahora. No dudé en 2015, ni un solo momento, en incluirla entre las diez mejores novelas de aquel año, y me ha dejado claro que, si los barrios bajos existen en algún lugar, son esto que nos ha escrito Richard Parra.


Jesús Rojas

Richard Parra

No hay comentarios:

Publicar un comentario