lunes, 24 de julio de 2017

Las lágrimas de Claire Jones, Berna González Harbour


Año: 2017
Editorial: Destino
Páginas: 350
Valoración: 📚📚

Escribía hace no muchas reseñas recuperadas en Relibro que «cuando un lector como yo lee, en estos años que corren, novela negra, quiere encontrar algo diferente». Sin embargo, en Las lágrimas de Claire Jones no lo he encontrado.

Berna González Harbour (Santander, 1965) plantea una novela negra de catálogo con un fuerte olor al subgénero del femicrime que autoras como Alicia Giménez Bartlett y Dolores Redondo han popularizado. Aunque, en este caso, afortunadamente, en su lectura, no se me han presentado los fantasmas del aburrimiento que me impidieron terminar de leer Nadie quiere saber.

La comisaria María Ruiz –nombre «sencillote» en comparación con Petra Delicado y Amaia Salazar– lidera una saga que suma tres novelas con Las lágrimas de Claire Jones, y que no conocer sus antecesoras no impide la compresión de esta. De hecho, yo, que no me documenté lo necesario antes de empezar a leerla, no tuve dificultad en entenderla desde el principio, y si no llega a ser por vagas referencias durante el transcurso de la novela al resto de la colección, no me habría percatado de la existencia de una saga.

Además de un caso añejo llamado Limorti que debió tener relevancia en los libros anteriores –y del que apenas habrá avances en este–, la trama se centra en el fortuito hallazgo de un cuerpo sin vida en el maletero de un coche aparcado en Santander. Junto a él, en el mismo vehículo, reposa un ejemplar del diario Times del 15 de octubre de 1998 con una noticia recortada.

Ese último recurso me ha gustado, y además ha sido muy bien aprovechado. Berna González le da un toque noventero a la novela desde el principio, y también incluye saltos en el tiempo que nos remonta a fechas anteriores. Tipifica, para estos contextos temporales, a sus personajes con etiquetas de malos y buenos, y los cándidos, como es habitual, son los que más sufren.

Le voy a dar dos montoncitos de libros a la novela en su valoración, porque os puedo asegurar que dentro del subgénero del femicrime es lo más potable que se está publicando en España, pero si no eres seguidor de la novela negra y lo único que sucede es que a veces caes en la tentación de leerla por la pegada que está teniendo, Las lágrimas de Claire Jones no es tu libro pues es más negro que un tizón.



Jesús Rojas

No hay comentarios:

Publicar un comentario